GOURMET ARTESANAL

mezcal

GOURMET ARTESANAL

El Mezcal Artesanal-Gourmet es aquel elaborado con sumo cuidado y por verdaderos maestros mezcaleros especialistas en su elaboración, que cuidan los mínimos detalles, tienen la característica de ser hechos a mano, elaborados bajo estándares de calidad muy altos, así como con ingredientes seleccionados y con recetas que hacen que los ingredientes utilizados guarden sus propiedades organolépticas, para que puedan ser disfrutados por personas con aprecio y gusto a la calidad de un excelente Mezcal.

Cada sorbo es una experiencia única y placentera, permitiendo a los amantes del mezcal deleitarse con su sabor auténtico y sofisticado.

SELECCION DE AGAVES

Gracias a la atención y seguimiento del agave, se realiza una selección minuciosa de los agaves de mayor calidad, aquellos que han alcanzado la madurez perfecta para obtener los sabores únicos y característicos que distinguen a nuestro mezcal gourmet y artesanal. Nuestros expertos conocen a fondo cada etapa de crecimiento del agave y saben identificar cuándo es el momento óptimo para su aprovechamiento. De esta manera, garantizamos que cada botella de mezcal cumple con los más altos estándares de calidad y sabor. Estamos orgullosos de poner en tus manos una experiencia única y auténtica, a través de un mezcal que refleja toda la pasión y dedicación que ponemos en cada paso de su elaboración.

HORNEADO DEL CORAZÓN DE AGAVE

Lo más importante en nuestros palenques es el ritual por respeto a la tierra y al maguey se coloca una cruz de madera sobre el horno, se le pide permiso a la madre tierra y al hermano maguey que haya éxito en el proceso, agradeciendo a la madre naturaleza por sus dones.

El horneado del corazón se realiza en el horno tradicional, una cavidad en la tierra en forma de embudo que ayuda a conservar el calor y permite poner el corazón del agave de tal manera que el vapor se distribuya equitativamente. Para iniciar la cocción, en la base del horno se colocan y prenden leños gruesos, posteriormente se acomodan piedras volcánicas que ayudarán a guardar el calor y cocer las piñas.

El fuego hace su magia cuando las piedras alcanzan un color rojizo, se coloca una cama de bagazo de maguey y luego las piñas, que tardarán entre tres y siete días en cocerse, de esta manera con maestría y pasión se logra un cocido perfecto.

MOLIENDA

Los corazones dulces y cocidas son llevadas a la "tahona", en donde, un animal de tracción nos apoya a tirar de una pesada rueda de piedra que muele y destroza el maguey hasta obtener una fina fibra. Este proceso tradicional nos permite obtener el jugo y la pulpa del maguey, elementos esenciales en la producción artesanal de esta bebida ancestral, ya que garantiza que todos los nutrientes y sabores del maguey sean extraídos de manera eficiente agregando un toque de autenticidad y preservando las técnicas ancestrales transmitidas de generación en generación.

FERMENTACIÓN

Una vez que se ha completado la molienda del maguey, los jugos y fibras obtenidos son colocados en recipientes de madera para dar inicio al proceso de fermentación natural. Este proceso se lleva a cabo sin la intervención de factores externos y siempre bajo la atenta mirada y dedicación del maestro mezcalero. Son las levaduras presentes en la fructosa las encargadas de convertir los azúcares del maguey en alcohol, y todo esto ocurre al aire libre. Es en este momento cuando comienza el concierto de sabores. Durante la fermentación, se escucha un sonido muy peculiar, el de las burbujas. Da la sensación de que el maguey está hirviendo, y estas burbujas son señal de que la fermentación está avanzando, el maestro mezcalero con su sapiencia y maestría sabe el momento exacto en que el fermentado ha concluido, obteniendo como resultado el Tepache.

DESTILADO

En alambiques de cobre, se vierte el resultado de la fermentación, líquidos y sólidos para una primera destilación, la destilación se repite las veces que sea necesario hasta que el maestro mezcalero este satisfecho con el resultado, dando vida a un mezcal joven y cristalino, que, con su alma, maestría y paciencia, ha trabajado, supervisando cada paso, haciendo de cada mezcal una experiencia única.

Lo ha conseguido, el mezcal está listo para saborear. Cada gota que llevas a tu paladar requirió el trabajo, amor y paciencia de mucha gente que esperó entre 6-9 años (espadín), 9-12 años (tobalá), 10-15 años (madrecuixe) y hasta 30 años (tepextate) para obtener la esencia de las tierras Oaxaqueñas.

Antes de ser embotellado, el maestro mezcalero invita a degustar este tesoro a todos los que han contribuido a crearlo, sentados en círculo, la familia se toma su tiempo para degustar este néctar y celebrar su llegada al mundo. Es aquí, en este mismo momento, cuando lo sensible deja paso a lo insensato y se abre un mundo nuevo.

Respétalo, amalo y disfrútalo, ahora sabes porque al mezcal se le besa.

MUNDO MEZCAL

CULTURA DEL MEZCAL

GOURMET ARTESANAL

RELAJATE Y DISFRUTA

Explora Mundo Mezcal

Salud con Mezcal
Salud con Mezcal

SIGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES